Germán Martitegui “Vivo una experiencia espiritual cada vez que duermo a mis hijos”

Necesitó ser papá y se atrevió a “una vida nueva” después de los 50. Inédito, como se siente, revela su historia explicando por qué asegura que “Lorenzo y Lautaro son mi evolución”. El divorcio de sus padres que marcó su infancia y el difícil desarraigo de Necochea que lo convirtió en “un chico retraído”. Cómo atraviesa “el shock” de la fama. La verdad detrás del cierre de su emblemático restaurante: “Ya no siento la cocina como antes”. La intimidad del nacimiento de su primer hijo, al que llegó dos días tarde. Y el modo en que educa, “con sentido de la libertad y de la exigencia”.
Leé la nota completa por Sebastián Soldano en Infobae - https://bit.ly/3y3d67l

Noticias relacionadas: